Discussion about terms of use is ongoing | 4th General Meeting

Animalismo

De Anarcopedia

(Redirigido desde animalismo)
Propaganda animalista

El animalismo es la defensa de los derechos de los animales no humanos, un movimiento social emergente en todo el mundo. Consiste en devolver a los animales lo que les pertenece desde su condición de seres sintientes: el derecho a la vida, a no ser secuestrados, torturados o utilizados como objetos. Parte de un sentimiento de compasión, del respeto a la alteridad y, en su tendencia más radical, de una visión del mundo no especista, es decir, que no contempla la supremacía de la especie humana frente a otras especies. La misma visión que abomina de la supremacía de las razas, los géneros o las tendencias sexuales humanas. Una sociedad éticamente avanzada debe concienciarse de la necesidad de liberar a esas criaturas de otras especies a las que la especie humana inflige terribles sufrimientos (un auténtico holocausto), así como de la oportunidad de acabar con estas injusticias que nos brinda el enorme potencial demostrado en el siglo XX por otros activismos.


Contenido

[editar] Las tendencias animalistas

Bajo esta denominación “animalista” caben muchas no ya tendencias, inclusive ideologías. Entre los animalistas hay de todo tipo:

  • los que reclamanun trato “humanitario” hacia ellos;
  • los que exigen el reconocimiento de unos derechos;
  • los que quieren la igualdad entre las especies animalesmalos (antiespecistas);
  • los que quienes apelan a su consideración como criaturas de dios

[editar] Contra que lucha el Animalismo

[editar] Peletería: su piel les pertenece y sólo es bella sobre su cuerpo

Protesta animalista en Alemania

Miles de crías de foca son asesinadas a palos cada año en Canadá para que alguien como Jennifer López luzca un abrigo confeccionado con su espantoso dolor: tras atontarlas a golpes, la piel se considerará de mejor acabado si es arrancada cuando el bebé aún está vivo. Cientos de miles de otros animales, millones, viven encerrados en jaulas minúsculas en granjas de la industria peletera hasta que alcanzan el tamaño considerado adecuado. Su existencia es espantosa y su muerte, brutal. Los visones, cuyo hábitat natural es la orilla de arroyos y ríos, permanecen en cautividad en jaulas en las que apenas pueden darse la vuelta; el estrés les enloquece y tienden a la automutilación. Se les mata retorciéndoles el cuello manualmente, encerrándolos en cajas con monóxido de carbono donde tardan más de 30 minutos en morir por asfixia o se les inyecta un narcótico en el corazón, aunque difícilmente se atina a la primera. Los zorros viven en condiciones semejantes. Para no dañar su piel, los cuelgan vivos del cuello con un gancho, les introducen un electrodo en la boca y otro en el ano con una barra metálica que suele atravesar las paredes del intestino y los electrocutan. Si aún es necesario, se recurre a la lenta agonía del monóxido de carbono. Con el terrible sufrimiento de visones y zorros, alguien como John Galliano o Elena Benarroch confecciona preciadas estolas. Para un abrigo de visón son necesarios entre 60 y 80 ejemplares; para uno de zorro o nutria, 15; para uno de marta, 55. El astrakán procede de las crías de ovejas de Afganistán. Se necesitan 35 ejemplares para hacer un abrigo, por lo que mueren más de 30 millones de crías al año. Cuando aún están vivas, se les arranca la piel empezando por una pata trasera, donde se introduce una caña de bambú por la que se sopla para que se despegue mejor. El animal aún se mueve mientras es desollado.

[editar] Alimentación como metodo de tortura

Propaganda animalista contra la experimentación animal

El foie gras (literalmente, “hígado gordo”) es el hígado enfermo de una oca o un pato que ha sido obligado a ingerir comida varias veces al día, tragando gran cantidad en pocos segundos a través de un tubo metálico que va de su garganta a su estómago. El ave enferma de esteatosis hepática: mientras que un hígado sano pesa 50 gramos, para que un hígado alcance la denominación de origen de foie gras la industria alimenticia exige un peso mínimo de 300 gramos. El ave lucha por liberarse cuando se le introduce el tubo por la garganta, sufre vómitos y diarrea y el crecimiento del hígado le impide respirar y le produce dolores extremos. Para facilitar la manipulación, a muchas aves se les corta el pico con unas tenazas, sin anestesia. Ya de camino al matadero, y tras una vida en cajones donde apenas pueden moverse, la mayoría sufre fracturas de huesos. Mueren 30 millones al año. Esta vida de esclavitud, angustia y dolor es la que da prestigio a ciertas mesas, carentes de la más mínima consideración ética.

[editar] Vivisección: cruel y obsoleta experimentación con animales

Imagen alusiva a la lucha humana y el animalismo

Es la disección, amputación y/o mutilación en vivo, con frecuente resultado de muerte, que se practica sobre un animal sano para hacer estudios o pruebas experimentales de productos destinados al consumo humano en el sector de la medicina, alimentación, cosmética, colorantes, higiene, limpieza, tejidos, alimentación de mascotas, ingeniería genética, armamento convencional, nuclear, biológico y bacteriológico. Vivisección significa literalmente “cortar”, pero se ha convertido en un término genérico para designar todos los experimentos con animales aunque no supongan intervención quirúrgica, como los test de toxicidad. Alrededor de 8 millones de animales mueren al año en los laboratorios europeos destinados a estos fines. Más de 100 millones son utilizados al año en laboratorios de todo el mundo (unos 11 millones en EEUU).

[editar] Tauromaquia y fiestas populares

El encerramiento confinado de animales también es maltrato

Miles de toros mueren cada año en España secuestrados, acosados, martirizados y asesinados en el ruedo, un espectáculo sanguinario regulado por la Administración Pública. La llamada “fiesta nacional” es el paradigma de la crueldad institucionalizada: antes de ser obligado a saltar a la arena, y para provocar al toro de manera que se defienda envistiendo, se le somete a golpes en riñones y testículos, y se le clava en la espalda un arpón con los colores de la divisa. Una vez en la plaza, la puya y las banderillas le desgarrarán tejidos internos, por lo que quedará debilitado e incapaz de levantar la cabeza, y la espada de hasta un metro de largo le destrozará pulmones, hígado, diafragma o corazón. Si la espada no es suficiente se le clavará el “descabello” y probablemente también la “puntilla”, armas que penetran entre las cervicales e intentan seccionar la médula espinal y dejar al toro incapaz de mover ningún músculo, siendo común que llegue aún vivo al matadero.

[editar] Caza: el "placer" de disparar

Llaman deporte a disparar por diversión contra animales de otras especies, acción que ejercida contra individuos de la especie humana está considerada, naturalmente, un crimen. A quienes practican tal entretenimiento no les tiembla el pulso apretando el gatillo para matar corzos, jabalíes, zorros o conejos, en sanguinarias batidas que mueven ingentes cantidades de dinero, que rompen el equilibrio ecológico (las rapaces, el lince ibérico o el lobo se alimentan en su entorno natural de las especies de caza deportiva) y provocan la extinción de ciertas especies.

[editar] Anarquismo y Animalismo

Acción animalista y libertaria
Bandera verde-negra del anarcoecologismo, doctrina anarquista que promulga entre otras cosas, el animalismo

Véase También: Anarcoveganismo y Anarcoecologismo
Otra constante en el movimiento libertario, aunque a veces se deja de lado, sería la lucha por la coherencia entre los medios y los fines. El anarquismo promulgaría el tratar de poner en práctica las ideas libertarias hoy en día, en la medida en que el Sistema, el entorno personal y nuestras propias limitaciones como parte que somos de esta sociedad jerárquica nos lo permitan, tratando siempre de avanzar hacia ese ideal, de deshacernos de las contradicciones y vicios adquiridos que nos apartan de ello, tanto a nivel personal como colectivo.

Lo comentado anteriormente, haría referencia a los comportamientos y relaciones entre los seres humanos, pero no sólo los humanos sufrimos en exclusiva el autoritarismo, las jerarquías y la explotación existentes en este Sistema, sino que dichas injusticias sobrepasan los límites de la especie humana, siendo también los animales no humanos y la Naturaleza en general víctimas de diferentes formas de imposición por parte de los seres humanos y sus actitudes dominadoras.

Dado que los animales no humanos poseen de forma general y en diferentes grados y maneras voluntad, sensibilidad, sentimientos y capacidad de decisión y de movimiento, tendrían también la necesidad de ejercitar estas aptitudes libremente eligiendo según su propio criterio. Por tanto cualquier explotación o dominación de que fueran objeto los mismos atentaría contra dicha Libertad y sería por tanto una injusticia bajo una óptica libertaria. El concepto de especie a la hora de establecer una jerarquización del reino animal sería un criterio tan arbitrario como cualquier otro de orden físico-psicológico en las jerarquías entre humanxs y, por tanto, igualmente injustificable por una ética anarquista.

[editar] Véase También

[editar] Enlaces Externos y Fuentes

Herramientas personales
Otros idiomas